Trayectoria

Un buen día tres locos peloteros empezaron a lanzarse una pelota, a batear unas bolas y a atrapar un sueño. Tres personas con un sentir común: el Béisbol.

En 2016 nació la idea, la ilusión y el proyecto llamado Kyrios -Señor en griego- viendo con ello, la necesidad de crearnos como Club Deportivo para el desarrollo del deporte de la pelota en la sociedad cordobesa en particular, y andaluza en general, transmitiendo una serie de valores éticos y morales basados en el respeto, la igualdad y el juego limpio.

Empezamos a crecer, y poco a poco a sumarse más gente para hacer algo de deporte; pero una afición se volvió una necesidad, y a su vez un compromiso de difundir el béisbol en la sociedad cordobesa, por ello, a través de las redes sociales, difundimos nuestro sentir, para que otras personas se unieran a nuestra pasión. A través de estas, llegaron nuevos miembros que descubrieron algo diferente y divertido, donde se propiciaba un espacio de convivencia, desahogo y ayuda mutua.

Comenzamos a tener contacto con diferentes clubes de la comunidad autónoma (Benamejí, Málaga, Marbella, Base militar de Rota y Sevilla), para empezar a conocer qué se cocía en el béisbol andaluz, y una vez recopiladas las ideas, decidimos a principios de 2018 registrarnos como Club en el Registro Andaluz de Entidades Deportivas, obteniendo el número de registro 025294 a finales de mayo.

Fueron 10 los socios fundadores que apoyaron la idea de tener en Córdoba capital el primer club de Béisbol y Sóftbol de su historia.

Durante los cinco primeros meses del 2018 se sumaron muchas personas interesadas en aprender o enseñar el béisbol, lo que provocó poder hacer nuestras primeras camisetas para poder competir durante el verano en la Liga Local de Béisbol de Benamejí, la cual nos dio el impulso definitivo para ver de qué podíamos ser capaces de hacer a futuro.

Durante todo este tiempo cabe recordar -y a la vez agradecer-, las donaciones de material recibidas, las cuales nos han permitido disponer de herramientas para poder perfeccionar y mejorar nuestro juego.

También hay que destacar la aportación de los migrantes venezolanos que le dieron un nuevo incentivo al equipo, dándole calidad y nuevas ideas para mejorar.